Programas de Influencia y Persuasión

Influencia es, ante todo, conducta. Puesto que es conductual es observable y experimentable por otros, podemos evaluarla y medirla utilizando un modelo de Influencia certero, y por ende mejorar nuestra capacidad de influir positivamente.

Todos tenemos nuestro “estilo preferido” de influir, siguiendo patrones bien definidos de los que muchas veces no somos conscientes. Sin embargo, a menudo ignoramos que existen otros estilos que  pueden ser más adecuados en función de los objetivos de influencia que persigamos. Por tanto no sostenemos que haya una manera correcta de influir, sino que ésta será totalmente situacional y a su vez sistémica, en función de las personas con las que tratemos y de los objetivos que persigamos con nuestra comunicación.

Adelante