Después de más de 50 años de investigación y desarrollo, el MBTI es la herramienta más utilizada para comprender las diferencias normales de la personalidad. La combinación de las escalas que mide el MBTI nos ofrece un patrón de comportamientos:

A nivel individual: Ayuda al individuo a conocer sus áreas fuertes  y aquellas que probablemente necesite desarrollar. Indispensable en procesos de coaching y desarrollo del liderazgo, desarrollo de carreras, outplacement o manejo y gestión de conflictos, por mencionar algunas de sus múltiples aplicaciones.

A nivel Grupal:   Muestra el “mapa de equipo”, ayudando a sus miembros  a entender las dinámicas existentes y a reconocer puntos fuertes a potenciar y las propias áreas de mejora del equipo que supongan el punto de apalancamiento crítico para que no comprometa su desarrollo, cohesión y eficacia.

Atrás